Menú

Dale un “UPDATE” a tus redes sociales y aplicaciones

Dale un “UPDATE” a tus redes sociales y aplicaciones

Posiblemente estés de acuerdo en que los jóvenes se comunican cada vez más, por medios digitales. ¡Mira tu teléfono! Cuenta todos los íconos que tiene tu pantalla para intercambiar contenido con tus amigos. Las redes sociales están en constante innovación para complacer a aquellos que son más exigentes. Incluso, se ha catalogado como “nativos digitales” a la nueva generación que dominan los aparatos electrónicos a su temprana edad. Ante este planteamiento, puedes hacerte las siguientes preguntas: ¿Aprovecho las aplicaciones y redes sociales en beneficio de mi comunidad juvenil? ¿Les doy un constante “update”? 

 

Todas o algunas

Es importante conocer el perfil del joven que asiste a tus reuniones. Para algunos, les funciona utilizar todas las aplicaciones y redes sociales que existen. Pero no necesariamente todas sean útiles para ti. Identifica aquellas opciones digitales que pueden ayudarte a acercarte al joven que asiste a tu comunidad juvenil, a la parroquia o al que vive en tu mismo pueblo. Esto muestra innovación y puede ser un posible atractivo para aquellos que constantemente utilizan el celular. ¡Úsalo a tu favor!

 

Un No a las páginas desiertas

Es interesante el ejercicio de entrar a algunos perfiles y encontrar que el último “post” o “twitt” fue en el 2015. Si crees que no puedes publicar algo o asignarle a alguien esta tarea, mejor cierra la cuenta. Actualmente, muchos tienden a buscar a las comunidades juveniles en las redes sociales. Esto, para conocer su historia, saber quiénes participan, ver el calendario de actividades, entre otros. Una página actualizada, con constantes publicaciones, brinda una buena impresión y experiencia. Ya en algunas redes sociales, se pueden programar los contenidos y ofrecen estrategias para promover la página. ¡Aprovéchalos!

 

Crea un equipo

La idea es crear contenido en las páginas y aplicaciones, pero no esclavizarse. Una manera de evitar el estar todo el tiempo conectado, es creando un equipo de dos o tres jóvenes que puedan ayudarte. La creatividad fluye y no te “quemas” pensando qué publicar. Cada integrante puede hacerse a cargo de un día o de un contenido específico; ejemplo: a María le tocan los videos, a Juan los artículos, a Karynna la creación de imágenes, etc. De esa manera, se pueden especializar en alguna área y enseñar a otros.

 

Breve, directo y promueve el contenido católico

Cuando a tu computadora le da por hacer un “update”, seguramente te desesperas. Gracias a la globalización y medios digitales, somos promotores del “aquí y ahora”. Este hecho no está lejos de los jóvenes. Si escribes o publicas algún video, procura por la brevedad. Existen muchas formas de decir algo sin caer en la necesidad de escribir extensos párrafos o historias. Utiliza frases y títulos que puedan despertar la atención del lector. El contenido de tus redes y aplicaciones pueden estar compuestos por videos, imágenes, “hashtag”, “giphy”, etc. Además, puedes llevar un balance entre “post” cómicos y frases reflexivas. Esto se planifica, de acuerdo a lo que creas conveniente para cada momento.

Promueve el contenido católico. Diversas entidades cuentan con páginas web, redes sociales y aplicaciones que constantemente están siendo actualizadas con información para tu crecimiento espiritual. Por medio de tu página, puedes compartir y promover las mismas entre los jóvenes. Es importante conocer los medios católicos que tienes, para ser eco de estas en tu comunidad juvenil. Unos ejemplos de estas son: Catholic-Link, Catoliscopio, Aleteia, entre otros.

 

Cuida tu imagen digital

Así como trabajas con el perfil de tu comunidad juvenil, procura trabajar con el tuyo también. El ser coherente con lo que predicas, es importante para llevar un mensaje claro de tu vida como testigo de Jesucristo. Imagínate: el compartir contenido sobre la pureza y la castidad, pero en tu perfil personal, publicas a viva voz la libre convivencia y la desaprobación al sacramento del matrimonio. Como animador, eres ejemplo. Como cristiano, puedes caer en tentación o pecado. Pero vale más levantarse y tratar de vivir conforme a la voluntad de Dios y que otros jóvenes, lo puedan ver así digitalmente.

 

Revisa tus fuentes

¡Importante! No todo lo que diga “católico”, es apto para publicarse. Revisar las fuentes electrónicas es un ejercicio necesario. Muchas páginas pueden contener informacion equivocada sobre la doctrina de la Iglesia. Es aquí donde los medios tradicionales nos ayudan: el catecismo, los documentos del Concilio Vaticano, el preguntarle al sacerdote, etc. Igualmente, puede comparar la información con otras páginas web.

 

El mundo digital es un escenario donde puedes evangelizar. Pero hazlo con conciencia y no por publicar únicamente. Recuerda que llevas el mensaje del Evangelio a otros, que posiblemente nunca vas a conocer en persona. Pero que están ahí, pendientes a dar un “like” al próximo contenido que compartas.

Y ahora, ¿estás listo para dar tu próximo “update”? 

Déjanos tu comentario

Sobre el autor

Edna Rodríguez

Puertorriqueña. Sub Coordinadora Diocesana de Pastoral Juvenil en la Diócesis de Ponce. Encargada de las comunicaciones de la Pastoral Juvenil Diocesana. Una apasionada de los jóvenes, la música, el teatro y el mercadeo (marketing). Estudiante de Maestría (Máster) en Investigación y Evaluación Educativa.

Publicidad

Videos recientes

Cargando…

Música recomendada

Podcast

Pin It on Pinterest

Shares
Share This