Menú

Es Adviento, ¡Viene el Señor!, una breve reflexión y desafío que te puede ayudar en este tiempo.

Es Adviento, ¡Viene el Señor!, una breve reflexión y desafío que te puede ayudar en este tiempo.

Hoy empezamos en Chile el tiempo litúrgico de Adviento, tiempo de espera, de entrega, de gozo. En estos días te quiero proponer un desafío: así como los reyes magos llevaban ofrendas al Señor, nosotros también podemos, por mientras nos preparamos para conmemorar el nacimiento del Señor, hacer una ofrenda, ya sea el cambiar un mal hábito, ayudar a un amigo o prójimo de forma desinteresada. Quizás también puedes hacer algo más interior,  el tener una relación con el Señor nos implica día a día preguntarle que quiere de nosotros, y así en este tiempo te propongo que quizás  a través del acto de la ofrenda “no temas” de decirle al Señor, que estás dispuesto a servirle en tu día a  día , a amar y en ese amor a ser feliz.

“El Espíritu Santo descenderá sobre ti, María; no temas, concebirás en tu seno al Hijo de Dios. Aleluya.” Cf. L.H. Antífona del cantico evangélico domingo primero de Adviento.

No temer fue la virtud que María tuvo al saber que sería templo de Dios, así la motivo el ángel Gabriel. Este es tiempo para nosotros también de “no temer” si no de “estar atentos” pues esperamos al Señor, lo esperamos en nuestras vidas, en nuestros sueños, como jóvenes, este tiempo puede ser de incertidumbre por la finalización del semestre, estamos pensando en proyectos, dando nuestro último esfuerzo del año, pero también podemos sentir la alegría latente que el tiempo de adviento nos trae, ¡viene el Señor!, esa alegría es la que te invito a que sea el impulso para que abriendo el corazón te atrevas a ofrecer un regalo de amor.

Este domingo primero de Adviento el Señor nos habla en la palabra precisamente sobre estar atentos a su venida, de forma vigilante, atenta y perseverante, a reconocerlo como nuestro padre,  y así esperar su venida definitiva que es la esperanza que debe motivar nuestras vidas, como hombres tenemos en el corazón ese deseo de conocer al Señor, así lo manifiesta Isaías “si rasgaras el cielo y descendieras las montañas se disolverían delante de ti” Isaías manifiesta el deseo de Israel de ver al Señor, al Mesías, pero también debe ser nuestro deseo de espera, nuestro deseo de conocer al Señor en nuestras vidas, de estar atentos a su venida.

Te dejo el día de hoy el enlace a los textos de la liturgia cotidiana acá en chile, presentados por la editorial San Pablo, puedes revisarlos en tu celular día a día.

y también te dejo a mano la versión web de la “Litúrgia de las Horas”, la oración constante en sobe todo en los periodos donde nos preparamos para un acontecimiento importante es una herramienta muy poderosa frente a cualquier debilidad que podamos tener.

Déjanos tu comentario

Sobre el autor

Ricardo César Acuña Rojas

Chileno. Webmaster del sitio. Amante de la tecnología, sobre todo de la informática. He descubierto que aquello que parece tan frío, como son los cables y los circuitos, puede ser puesto al servicio de Dios, como un potente recurso en la evangelización. Actualmente Seminarista de la Diócesis San José de Temuco, estudiando en el Seminario Metropolitano de Concepción.

Publicidad

Videos recientes

Cargando…

Música recomendada

Podcast

Pin It on Pinterest

Shares
Share This